lunes, 21 de mayo de 2018

AUNQUE DUELA....


AUNQUE DUELA…
Cuando te apartas de las religiones monoteístas, clásicas, que han marcado nuestra vida, podemos hablar de esas “nuevas religiones”, aquellas que cambian el sentido pero que no hacen más que inculcar, el concepto contrario a lo preestablecido.
Hoy en día hablamos que no puedes ser feliz sin amarte a ti mismo. Lo dicen así de claro y contundente porque esa es la realidad. Si tú no te quieres, no te tratas bien, no te respetas a ti mismo ¿cómo vas a pretender que lo hagan los demás? Y aún más ¿cómo vas a aceptar el amor que los demás te den, si tú mismo no te amas? Por eso dicen y aseguran que amarte a ti mismo es el camino a la felicidad

Para otros, el objetivo es lograr usar varias técnicas concretas para conseguir que nuestra conciencia se relaje y no elabore juicios de nuestras sensaciones, sentimientos o pensamientos. Saber qué acontece en nuestro fuero interno en cada instante a través de la gestión de los procesos atencionales. Puedes conseguir separar la persona de sus pensamientos para poder reconocerlos y poner en duda los patrones mentales, otorgando un gran peso al aquí y el ahora mediante una atención total al momento presente.

En otro orden existen modelos de comunicación que se centra en identificar y usar modelos de pensamiento que influyan sobre el comportamiento de una persona como una manera de mejorar la calidad y la efectividad de la vida.
Stephen Briers (2012), dice que estos modelos no son realmente un tratamiento coherente, sino "una mezcolanza de diferentes técnicas sin base teórica muy clara". Este autor sostiene que la máxima puede ser  narcisistaegocéntrica y disociada de las nociones de responsabilidad. 
Por eso me atrevo a decir y calificar a estos movimientos como nuevas “religiones”. Cuando el ser humano abandona la religión se centra en estas nuevas técnicas que plantean el “yo” como el centro de tu atención y puedo decir que el “egoísmo” y “el narcisismo” es el cáncer del siglo XXI. En realidad cuando ayudas a los demás, como promueven las religiones clásicas, te estás ayudando a ti mismo.
Sabes que cuesta lo mismo servir, ayudar y apoyar a la persona que lo necesita que el no hacerlo. La diferencia solo radica en la intención y la disposición que uno tenga ante la vida. Como siempre mencionamos todo está en “la actitud” ante la vida.
Ayudar a alguien sin recibir nada a cambio o no hacerlo son oportunidades personales que fortalecen el carácter y mejoran el autoestima en lo que solo se pierde una buena ocasión para sentirse mejor.
Ayudar a las personas, ser voluntario, brindar apoyo, cooperar con las organizaciones como hicieron los Bomberos sevillanos que ahora anuncia para dar premios diversas instituciones, etc., son actos buenos que mejoran la calidad de vida en general.  Pero mas allá de ser una buena acción, estas gestiones benefician directa e inmediatamente a la persona que los realiza.
Una palabra de consuelo a alguien que está sola o triste, una invitación a comer en tu mesa, una sonrisa oportuna sin recibir nada a cambio o incluso poder apoyar económicamente a alguien o algún proyecto social, puede cambiar la perspectiva de la vida de cualquier persona; y sin buscarlo, esta acción termina ayudando mayormente  a la propia persona que realiza el acto. ¡¡Que gran poder tiene la sonrisa!!.
Cuando uno  se hace voluntario con el fin genuino y sincero de ayudar  a los demás y con la pura intensión de dar sin esperar nada a cambio, surge un sentimiento de satisfacción y que hace que te sien tas bien contigo mismo y con los que te rodean.. Las capacidades personales se mejoran y la sensibilidad se afina logrando que  finalmente todos salgan beneficiados.
Siempre que uno da  nunca pierdes, al contrario se te multiplica lo que das como un efecto boomerang, una regla matemática  difícil de explicar.
En la web www.recetasparalavida.com se habla de una receta mágica que me gusta reproducir y que deberíamos aplicar en nuestra vida:
Ayuda a los demás y ayúdate a ti mismo
Ingredientes:
·         1 taza de iniciativa;  entender y actuar antes de que te lo pidan
·         2 racimos de sensibilidad;  ver con los ojos de la persona que requiere ayuda
·         1 pieza de creatividad; ingenio para dar con gusto y dignidad
·         2 cucharadas de bondad; condición básica para dar, humildad, gusto y compasión
·         1 manojo de alegría; actitud positiva, con energía que se contagia, satisfacción y agrado
·         1 pizca de amor; cariño y entrega  por la vida y por los demas
Recomendación del chef: Tu puedes hacer la diferencia. No esperes a que te pidan ayuda para extender la mano, o dar palabras de ánimo hasta que veas que es lo único que puedes decir, recuerda que tú tienes el poder  y la responsabilidad de hacer la diferencia y de ayudar.
Modo de preparación:
1.    Ayudar a los demás es ayudarse a sí mismo. Al auxiliar a otros, uno aprende a superar los desafíos propios, inspirando y proporcionando herramientas para que puedan solucionar sus complicaciones. Además, cuando uno vive para servir  desarrolla  sensibilidad, bondad y sus atenciones son más  acertadas.
2.    Dar  y ayudar es la mejor manera de sentir gratitud.  Uno  es más generoso   cuando siente que tiene la posibilidad o la capacidad de hacerlo, por lo que tiende a buscar oportunidades para expresar su gratitud,  al hacerlo le afloran  simultáneamente mayores sentimientos de agradecimiento y satisfacción.
3.    Entre más ayudas a los demás, más rico emocionalmente te conviertes; Las posibilidades de dar son ilimitadas cuando se da de corazón y sin esperar nada a cambio. El universo se achica y las oportunidades se multiplican
“Una  persona generosa de corazón es una persona rica, alegre y feliz”
Con esta receta me gustaría concluir que las personas necesitamos de los demás, pero que nunca debemos centrarnos expresamente en estas técnicas que nos conducen al narcisismo y a ser ególatra, dado que “la ignorancia no conoce límites”. El ser humano es capaz para calmar su “falta de espiritualidad” con nuevos sistemas de creencias, producto de épocas de crisis que tiran de unos y otros hacia él.

Aun siendo consciente que muchas personas criticarán mi postura… solo deseo que me comprendan aun cuando no lo compartan, ahí está el respeto.

jueves, 17 de mayo de 2018

EL VERDADERO VALOR DEL TIEMPO


EL VERDADERO VALOR DEL TIEMPO

Cada día cada instante, en cualquier conversación oímos frases como “no tengo tiempo para nada” o “que rápido se pasa el tiempo”, frases cuya única interpretación nos llevaría a pensar que importante sería controlar el tiempo, nuestro tiempo, por eso os propongo conocer el verdadero valor del tiempo, y con ello poder ajustarnos a él, disfrutar de cada momento y sobre todo que llegue a ser nuestro aliado en nuestro caminar por el mundo.
Hoy a mis 56 años pude comprender el verdadero valor y poder disfrutar de cada minuto, cada segundo, que nos proporciona el presente ya que sin darnos cuenta se convierte en pasado y nos pasa por delante el futuro.
Podemos decir que cada uno “invierte” en su banco personal del tiempo. Hay quienes deciden esperar cierto tiempo para conseguir objetivos, el amor…, hay quien va por sus objetivos y marca su horizonte personal desde ese preciso instante; hay quien depende de los demás para trasvasar su tiempo. Cada uno decide vivir su vida según cada momento.
Junto a la noción del tiempo, unimos nuestra emociones que nos hace atrevernos a “bucear” cada momento, que los convertirán en situaciones extraordinarias, donde el tiempo viene marcado por nuestra inteligencia emocional. Es ahí donde radica el verdadero interés de hacer del tiempo, nuestro aliado. Solo nuestro presente puede decantar un cambio de futuro si somos conscientes de aprovechar nuestro pasado. Tu presente, es también el presente de los demás, y con él podemos alcanzar nuestros sueños y objetivos, siempre con la vista puesta en el horizonte de nuestra vida. 
Tu poder está en el control de lo que realmente desde nuestro presente es importante, y será tu principal recurso para potenciar tu vida.
Ya que el tiempo es algo que todos tenemos, pero sin embargo no todos sabemos administrarlo o manejarlo correctamente. Por eso tenemos que conseguir que nuestros amigos puedan decirnos esa fantástica frase dirigida hacia nosotros de… “¿cómo tienes tiempo para todo?”. La razón por la cual no coseguiriamos esta calificación de nuestro aprovechamiento temporal es porque quizás esto sucede es por que no hayamos encontrado un balance en nuestro equilibrio del  tiempo. Tienes que ponerte metas diarias y planear tu tiempo de una manera que todo lo que te propones hacer se logre. Si algo que comenzaste no lo pudiste terminar en el día planeado se flexible  al día siguiente. Por eso te recomiendo que  busques una agenda y calendarices, busques huecos en tu tiempo, aproveches el presente y te marques metas reales de conseguir

Tambien me gustaría reflexionar sobre ese concepto de que “el tiempo lo cura todo”. ¿Realmente es asi?. ¿podemos dejar que pase el tiempo cuando existe una situación de conflictividad?. En mis años como mediador, donde en más de una ocasión, la paciencia y el transcurrir del tiempo, se convirtieron en una táctica para conseguir que las partes remuevan su posición, me han llevado a saber utilizarlo en su justa medida. No merece la pena perder más el tiempo en lo que nos hace daño, pero, ¿lo hacemos de la mejor manera? ¿Dejamos en manos del “destino” curarnos de todo ese dolor? El tiempo muchas veces es necesario para poder cerrar heridas, pero también es ciarto que tenemos que ser conscientes de ello , porque necesitamos poner mucho de nuestra parte en su transcurrir para que ese axioma sea cierto.

Podemos decir sin lugar a dudas, que el dolor que supone un conflicto, necesita su propio tiempo. Es más, ese tiempo, necesario de esperar, es impredecible cuando se trata de sanar una herida del corazón.
Por eso los expertos nos recomiendan vivir el presente y no anclarnos en nuestro pasado doloroso, y asi podremos cambiar nuestro futuro. Pero no solo de distracción del tiempo con paseos, nuevas actividades, deporte que nos recomiendan, podemos elaborar ese futuro y “sanar” nuestro tiempo presente, dado que eso supone un bálsamo momentáneo que si bien es positivo, no cura heridas. Por eso dale tiempo a tu dolor. Toma el control del tiempo para ello y esfuérzate en quedarte con lo positivo que te paso y el proyecto de vida que te queda. Para ello unas simples recomendaciones finales:
-       Se optimista: Debes poner una leve sonrisa a todo lo que esté por venir. Dicen los expertos que este simple ejercicio, alarga tu vida, alarga tu tiempo
-       Aprende de las experiencias que has tenido. Intenta que no se cumpla el dicho de que el “hombre el el único animal que cae dos veces en la misma piedra”. Lo que puedas hacer ahora, con consciencia plena es lo que importa.
-       No tengas miedo en pedir perdón. Una equivocación nos hace fuerte porque su aprendizaje es mayor que el del acierto. Y sobre todo perdónate a ti mismo.

El tiempo es único e igual para todos, solo nos diferencia lo que hagamos con él y eso solo depende de ti, y si no eres capaz de saberlo utilizar ante una crisis, pide ayuda y dale tiempo a la mediación.

martes, 20 de marzo de 2018

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL VERSUS MEDIACIÓN


INTELIGENCIA ARTIFICIAL VERSUS MEDIACION.
La inteligencia artificial, es la inteligencia exhibida por máquinas que de forma racional percibe su entorno y lleva a cabo acciones previamente establecidas y programadas y que maximicen sus posibilidades de éxito en algún objetivo o tarea para la que haya sido programada. Coloquialmente, el término inteligencia artificial se aplica cuando una máquina imita las funciones «cognitivas» que los humanos asocian con otras mentes humanas, como por ejemplo: "aprender" y "resolver problemas". ​ Hablamos también de la capacidad de realizar actividades por parte de los robots, propias del ser humano en base a dos claves: el razonamiento y la conducta.
Estamos ante el futuro de las máquinas inteligentes
Podemos hablar de  cuatro los pilares básicos en los que se apoya la inteligencia artificial:
·         La búsqueda del estado requerido en el conjunto de los estados y acciones posibles.
·        Ciertos Algoritmos genéticos (análogo al proceso de evolución de las cadenas de ADN).
·       Redes neuronales artificiales (análogo al funcionamiento físico del cerebro de animales y humanos).
·    Y el razonamiento mediante una lógica formal análogo al pensamiento abstracto humano.
También existen distintos tipos de percepciones y acciones, que pueden ser obtenidas y producidas, respectivamente, por sensores físicos y sensores mecánicos en máquinas, pulsos eléctricos u ópticos en computadoras, tanto como por entradas y salidas de bits de un software y su entorno software.
Siendo esta la situación la clave sería poder desarrollar una estructura inteligente de información sobre síntomas que permita vincularlos a posibles diagnósticos ante un conflicto, lo que yo he venido a llamar en muchas ocasiones, “radiografiar el conflicto”. No se trata de sustituir al mediador, sino de crear un soporte, previo o simultáneo a la consulta la intervención por un tercero de la gestión de un conflicto  
El futuro cercano, sobre el que ya existen experiencias, es la telemedicina a través de la integración de robots conversacionales que, como los asistentes de los buscadores o de determinadas plataformas de servicio, guían y recogen información del usuario.
La inteligencia artificial es el camino ineludible ante los nuevos desafíos de la sociedad, marcada por la agresividad, el desaliento, la falta de valores, la incomunicación y la cada vez más usual conflictividad a través de las redes al alcance de todos.  

¿Pero…puede la inteligencia ser artificial o cada vez hay más personas sin inteligencia ni natural ni artificial?

La utilización de robots requieren sustituir tareas que normalmente necesitan de la inteligencia humana. Por ejemplo, la resolución de cierto tipo de problemas, la capacidad de discriminar entre distintos objetos o el responder a órdenes verbales. Se intenta conseguir de todas formas procesos inductivos y deductivos que el hombre posee en cerebro humano. Se basa en la investigación de las redes neuronales humanas y, a partir de ahí, busca copiar electrónicamente el funcionamiento del cerebro.
La investigación sobre lo que suponen las redes neuronales avanza día a día. Quizas la máquina más sorprendente es la computadora Deep Blue, que al parecer puede vencer a cualquier jugador de ajedrez y dicen los expertos que no sólo tiene gran cantidad de jugadas programadas, sino que además puede aprender de cada una de las jugadas que inteligentemente hace su adversario y con ello se adelanta a sus movimientos y estrategias para ganar.

Hablamos hoy en día también de coches inteligentes que pueden desplazar a las personas de un lugar a otro sin que los ocupantes del vehículo toque una sola vez el volante
Resumiendo cabría preguntarnos entonces si las máquinas pueden pensar y sobre todo si podrían proponer vias de solución a conflictos para que las partes enfrentadas decidan o traducir mensajes como hacemos los mediadores. Ante esta cuestión no se me ocurre otra cosa que pensar que sean como sean las máquinas del futuro, nuestro cerebro posee aproximadamente 10 mil millones de neuronas y si todavía no sabemos cómo se interrelacionan para “pensar”, mucho menos podemos reproducir en una máquina ese proceso. Hay muchos aspectos que diferencian al cerebro humano de los sistemas desarrollados por la inteligencia artificial, entre ellos:

• Las máquinas carecen de mecanismos intuitivos y ante la búsqueda de una posible solución solo se basan en el método automático de prueba y error; por ello, no tienen la capacidad de reaccionar ante situaciones inesperadas en esa demanda de “flexibilidad” que tenemos los mediadores

• El ser humano está provisto de valores y principios gracias a nuestra interrelacion social con los demás y los robots al carecer de aquéllos no pueden evolucionar o autoperfeccionarse.

. Y sobre todo siempre diré que las máquinas carecen de creatividad, algo con lo que nace el ser humano y para mí es la principal característica de un mediador en pleno proceso de análisis de cómo salir de un callejón sin salida.
Ni que decir tiene que en relación a la conciencia y las emociones, aun cuando hay expertos que además de la parte racional que impera en la Inteligencia Artificial consideran que podrán en un futuro incorporar componentes emotivos, estós lo serán como indicadores de estados no como impulsores de vía de solución. Y ni que decir tiene los conflictos dimanantes del amor, el matrimonio, el cariño o el sentido de la vida de cada uno.
Creo que podrán llegar a sentir hambre cuando por ejemplo detecten el nivel bajo de batería al que estén conectados o incluso miedo cuando pueda estar a punto de acabarse la gasolina de un vehículo, pero nunca podrán inmiscuirse en la inteligencia humana de un mediador, que pone todos los sentidos para ayudar de una forma plena a quienes lo están pasando mal por culpa de la falta de comunicación, de la falta de reconocimiento del otro o sus posiciones, intereses y necesidades de futuro. 

lunes, 5 de marzo de 2018

SOBRE EL DISCURSO DEL ODIO


SOBRE EL DISCURSO DEL ODIO
Avanzaba el mes de septiembre de 2015 cuando tuve el honor de escuchar la Lección Inaugural del curso académico por parte del Profesor Carrillo Donaire que versaba sobre “el discurso del odio”. Fue entonces cuando comprendí la deliberada intención muchas veces de los mediados en provocar expresiones hirientes cuando tratan de exponer su visión parcializada del conflicto y su posicionamiento ante realidades sociales. El discurso del odio o hate speech suelen referirse a expresiones racistas, xenófobas, discriminatorias, machistas, homófobas, entre otras, pero también a expresiones que marcan el dolor y que de ser conscientes, impiden nuestra intervención como mediadores.

Nuestro trabajo no se cierne sobre el llamado discurso del odio, ya que los mediados tienden a ofensas individuales tales como difamar, calumniar e incluso injuriar y el discurso del odio intenta principalmente provocar una especie de "dolor lingüístico" a determinado colectivo en el que muchas veces se puede integrar la llamada “otra parte”. En todo caso en nuestra mano está evitarlo, traducirlo y en su momento atajarlo de raíz.

Pero me preocupa especialmente en el ámbito de la religión. La libertad de expresión “permite robustecer el debate, generar opinión pública e incentivar la pluralidad de ideas”. Sin embargo, el abuso de dicha libertad puede generar serios conflictos con otros derechos, y sobre todo lo que supone la capacidad de la palabra para hacer daño al otro

El ejercicio de derechos como la libertad religiosa y la poca o nula tolerancia a la diversidad de creencias ha generado históricamente choques entre los diferentes credos. En los países occidentales, la mayoría de ciudadanos se identifica con la religión católica y cristiana, mientras que en los países de medio oriente la mayoría de las personas profesan la religión musulmana. Esta situación ha provocado históricamente una enorme hostilidad entre ambos sectores religiosos. Sin embargo, en la actualidad dicha problemática se ha redimensionado, y se presenta de nuevas y sugestivas maneras. Y no solo eso, aparecen radicalismos de personas o colectivos que niegan la posibilidad de por ejemplo ceder espacios públicos para la practica de algún acto religioso, bajo la bandera de agnósticos y ateos

Ejemplos como los Versos satánicos de Salman Rushdie en 1988,  o lo reflejado en la película titulada La última tentación de Cristo y hasta en el caso de las caricaturas de Mahoma, han producido fracturas sociales, donde anida el fanatismo, el excepticismo y la ira.
No dejemos que nos colonice el odio porque si bien, una de nuestras características como mediadores es la de ser tolerantes, también es cierto que debemos erradicar de raíz cualquier expresión que en nuestra presencia podamos inducir que conduce al odio, que un buen día hizo que personas que estaban relacionadas hayan roto totalmente su comprensión al discurso del otro.

CAFÉ DIÁLOGO

Una de las cosas que cada vez se pone más de moda y que aprendí hace tiempo es “Un Pro Action Café”. Entendemos con esta expresión, crear un espacio para la conversación orientada principalmente a la acción y la creatividad, en el que los participantes son invitados a presentar sus ideas, peticiones, cuestiones concretas o proyectos que les interesa en búsqueda de alguien que les ayude para ponerlos en marcha. El concepto de Pro Action Café es una mezcla de las metodologías World Café y Open Space.

He vivido múltiples experiencias todas en la misma sintonía de encontrar un lugar de diálogo, unas veces producto de un debate informal donde el conductor realiza una introducción sobre un tema y requiere de los asistentes el feedback necesario para interactuar; en otras de pequeño formato, como si fuera un monólogo, se presenta un tema de interés para todos aquellos que acuden a la cita (obviando una clase magistral) pero que al ser de corto tiempo pero muy intenso, se refieren a conferencias denominadas TED. Lo cierto es que la tecnificación no deja de aflorar en la búsqueda de dinámicas de grupo para un mejor aprendizaje y debate.

Todo ello me lleva a concluir que si el foco es la herramienta, pienso que para nuestro trabajo de mediador bien podríamos potenciar lo que llamaría el “CAFÉ DIÁLOGO” bien entendido este como un lugar donde los mediadores pudiéramos encontrar un espacio de encuentro con aquellas personas que por uno u otro motivo se encuentran inmersos en un conflicto y no saben que directrices tomar.

En el “Café diálogo” la cuestión es tan sencilla como encontrar la herramienta (método) adecuada y saber usarla en cada situación o problema que se presente. Mediante el diálogo podemos acercarnos a aquellas personas para que conozcan nuestro método de gestión de conflictos teniendo muy presente la idea de que “hablar es fácil, pero actuar es otra cosa”,

La conversación es acción, es el verdadero fluido vital que nos puede hacer construir un futuro y poder crear y transformar las realidades que vivimos. Con “Café dialogo” podemos recuperar dos aspectos básicos que nos caracterizan como seres humanos. En primer lugar, queremos hablar sobre las cosas que nos importa y nos preocupa y más si se trata de un conflicto y en segundo lugar, al dialogar y conocernos a los mediadores, seremos capaces de acceder a unas vías de solución que proporciona el reconocer a la otra parte aun cuando no compartamos su punto de vista.

A las reuniones más tradicionales alrededor de un café, como hacen los grandes empresarios, o donde convocamos a colectivos para conocer un producto, ahora abogo por la reunión alrededor de un problema y que con el diálogo mediante el “traductor de mensajes” que es un mediador, podamos construir unas vías ocultas a las personas que acuden, que los lleven a solucionar sus propios problemas y todo ello cuidando los aspectos más profundos y humanos para crear diálogos significativos, constructivos, de calidad.

Por eso, un nuevo proyecto se abre al futuro, cafeterías con veladores, que al igual que hace tiempo tienen reservados espacios para fumadores… existan espacios específicos para el diálogo… todo se andará.

miércoles, 24 de enero de 2018

LA MEDIACION Y LA FOTOGRAFIA

LA FOTOGRAFIA Y LA MEDIACION
Quien no se ha aventurado a ejercer de “fotógrafo” con tus amigos, tu familia o en tu entorno donde vives o viajas. Es un instante, un momento mágico que nos deja algo para el recuerdo. Algo así pasa con la mediación. Cuando mediamos estamos educando a las personas de tal forma que nuestro trabajo perdura en el tiempo, como una fotografía, si hemos conseguido hacer nuestro trabajo, de tal manera que la “foto” la miraran una y otra vez para recordar aquel “viaje” que hicimos un día por el conflicto
Me decía una mediadora amiga mia, "Con nuestras cámaras, las fotos son hermosas como las pinturas".  A pesar de ello, lo que se diferencia entre las fotos o “acuerdos” de los fotógrafos o mediadores aficionados no es la calidad de las cámaras ya que usan similares. Lo importante es saber algunos consejos antes de empezar a disfrutar de tu trabajo como mediador como si fuera “tu afición a la fotografía”.
PRIMEROS CONSEJOS
Centrarse en el objeto: Normalmente en las fotografías lo que retratamos es un conjunto. Pero siempre va a existir un motivo principal que queramos retratar. Hay que centrarse en el y hasta cierto punto olvidarse de lo demás. Con ello conseguiremos “centrar” el objetivo de la mediación y sobre todo… conseguir distanciar de lo demás a los protagonistas principales de un conflicto
Análisis de las siluetas: Hay que fijarse en las siluetas de los objetos que pretendemos retratar más que en la forma que tiene los objetos. Descubriremos que las siluetas de los objetos se mezclan formando nuevas figuras. Un nuevo campo que puede hacer que nuestra trabajo de mediadores se encuentre en un “nuevo objetivo” que haga que los intereses que han sido distintos ahora se encuentran unidos
La fotografía en movimiento: Es conveniente no retratar movimiento a no ser que el objeto principal que deseamos retratar lo este. Para sacar fotografías en movimiento es necesario trabajar con la velocidad de obturación. No hay prisas, pero tampoco pausa en conseguir una “fotografía” o “un acuerdo”. El movimiento hace que nos salga “borroso” y quizás no era lo que queríamos retratar, por eso es importante evitar la negatividad con la que vienen a mediación cuando existe una derivación
El contraste del color: Si es posible hay que jugar con el contraste de la fotografía. Utilizar colores que contrasten, de esta manera vamos a lograr que el objeto principal de la fotografía quede aún más realzado además de que la composición tiene una mayor expresividad. Ver las diferencias “de color” nos ayudan mediante la lluvia de ideas a expresarles un nuevo panorama que los mediados no creían, y sobre todo con una vistosidad en el color que hace que les guste.
Distancia del objeto: En la medida de lo posible es necesario acercarse lo más posible al elemento a fotografiar. La resoluciones de las cámaras, por mucha que tenga, son limitados por lo cual siempre que nos sea posible deberemos acercarnos al objeto a fotografiar. La cercanía del “fotógrafo-mediador” hace que podamos obtener un “reconocimiento” a nuestro trabajo que quizás no tienen en otros MARC
Velocidad de obturación: A la hora de sacar fotografías es necesario saber que media un tiempo entre que se aprieta el botón de disparo y cuando el diafragma se obtura y se realiza la fotografía. Hay que tener en cuenta esto a la hora de sacar las fotografías de objetos en movimiento o dependiendo de la luz que tengamos. Cada sesión fotográfica o de mediación tiene un objetivo claro y  para ello tenemos el tiempo que sea necesario dentro de la misma
Seguimiento: Cuando no hay suficiente luz para sacar la fotografía normalmente la velocidad de obturación de la cámara no suele ser adecuada, por lo cual hay que hacer un seguimiento del objeto a fotografiar para de esta manera poder sacar varias tomas y que alguna reúna las características que deseamos. Poder ver varias tomas, varias posiciones, varias necesidades, nos permite que podamos dar tareas a los mediados para conseguir de entre todas “la mejor fotografía”
Luz deficiente: Con poca iluminación lo más conveniente es sacar la fotografía con un ISO elevado, de esta manera las fotografías que realicemos saldrán mucho más definidas. Si no es mejor esperar otro momento. No todo debe ser negociado en mediación porque si no hay “luz” no hay “actitud”. Debido a la poca luz en las fotos interiores a menudo pueden parecer oscuras. El promedio del flash puede abarcar un área de hasta dos metros. Si se desea fotografiar un objeto que está a más de dos metros de distancia, probablemente no se alcanzará el resultado deseado. Sería mejor acercarse al objeto y evitar el reflejo si hay alguna luz cercana. El espacio en mediación nos ofrece la oportunidad de acercarnos a las personas que ayudamos hasta el límite que ponga la credibilidad, la confianza y el respeto mutuo y la iluminación procede de la ilusión que las partes pongan en el proceso.
Espontaneidad: No estaría mal evitar que la foto parezca estática, incluso si se va a hacer una foto de unos amigos que están en una roca sobre el mar. Hay que fotografíarles mientras se están preparando. Se ha de luchar por la espontaneidad. Este tipo de fotos son mucho mejor que aquellas en que todo el mundo esté posando. Y, probablemente, hará que después de unos años, al recordar los momentos se compartan algunos recuerdos de que se estaba haciendo en el momento de la fotografía. De igual forma la mediación nos ofrece la flexibilidad de adaptar las historias de tal manera que se programen en el tiempo, que no sean estáticas, que sean perdurables y que como han costado encontrarlas y respetarlas, a buen seguro se valorarán con mayor fuerza, por la espontaneidad con la que se produjeron. Con ello se desmitifica la negatividad de los conflictos y se ven como una oportunidad para crecer de forma positiva..

Leerse el manual de la cámara: Para poder sacar todo el partido a nuestra cámara es necesario leerse el manual. De esta manera aparte de encontrar funciones que ni nos imaginabamos que tenía, sacaremos a nuestra cámara todo el jugo. Yo creo que los mediadores y mediadoras nunca llegaremos a “dominar nuestro manual de instrucciones” porque esta técnica es tan maravillosa que no llegamos a alcanzar las posibilidades que tiene en todo su sentido.

Gracias por compartir conmigo este apasionante mundo de la fotografía y la mediación. Javier Alés Fotógrafo y mediador

lunes, 22 de enero de 2018

QUE 20 AÑOS NO SON NADA


YO ME ENAMORE, ¿Y TU?: LA MEDIACION 18 AÑOS DESPUES.- Asi publique hace 2 años un post que tuvo muy buena acogida celebrando los 18 años de la Recomendación Europea. En estos días que estamos celebrando diversas actividades para conmemorar dicha efemérides, recuerdo dicho post, que lo hace siempre vigente...

Y hoy lo ratifico desde la Universidad Loyola Andalucía y en nombre del Foro Internacional de Mediadores Profesionales FIMEP.

Corría el año 1995 cuando conocí la mediación, cuando me enamoré de ella, cuando decidí que iba a ser para toda la vida. Nunca sabré que hubiera pasado si no hubiera dado el `paso, pero hoy solo puedo decir que cada día me enamora más y que ojalá esté junto a mi durante toda la vida. No existía normativa, no había un marco en aquella época que pudiera “proteger” nuestra relación, pero llegó el año 1998; aquel año comprendí que mi “matrimonio iba a ser para toda la vida”. Por fin nuestra relación estaba de alguna forma reconocida, por fin se “legalizaba”, aunque fuera una mera recomendación, como cuando tu familia te dice, si estas ilusionado sigue adelante. El 21 de enero de 1998 surgía LA RECOMENDACIÓN QUE DIO LUGAR AL INICIO DEL RECONOCIMIENTO LEGAL EN EUROPA DE LA MEDIACION que CUMPLE SU MAYORIA DE EDAD (La RECOMENDACIÓN Nº R (98)1 DEL COMITÉ DE MINISTROS A LOS ESTADOS MIEMBROS SOBRE LA MEDIACIÓN FAMILIAR (Aprobada por el Consejo de Ministros el 21 de enero de 1998,a partir de la 616 reunión de los Delegados de los Ministros)”.
Y hoy 21 de enero de 2016, 18 años después, quiero contar como ha sido nuestra relación, como ha sido y es una vez que ha ido enamorando a más y más compañeros de esta increíble profesión.

La justificación de su recomendación, sigue estando latente….el número creciente de conflictos familiares, particularmente los que resultan de una separación o divorcio, y haciendo notar las consecuencias perjudiciales de los conflictos…. la necesidad de asegurar la protección del interés superior del menor….. analizando las características específicas de los conflictos familiares y sobre todo que la RELACION EN EL TIEMPO CONTINUA;

Y sobre todo reconociendo las ventajas de este método como la mejora de la comunicación, o la reducción de costes de todo tipo, nos lanzaba este texto el “mensaje lapidario” que aunque muchas veces no hemos querido atender, ya es “lapidario” para trabajar por y para la mediación: RECOMENDAMOS A LOS GOBIERNOS DE LOS ESTADOS MIEMBROS, INSTITUIR O PROMOVER LA MEDIACIÓN FAMILIAR O REFORZAR LA YA EXISTENTE.

¿Por qué no intentamos lo que se recomienda?; ¿porqué nos cuesta reconocer la razón?, ¿porqué muchas veces es difícil que lo público adopte decisiones?. Yo creo que los mediadores ya dimos el paso, muchos compañeros y compañeras de distintas profesiones de origen hemos asumido y adoptado esta recomendación, en post de clientes y de la búsqueda de la calidad de la justicia que surge de las cenizas de un conflicto.

Espero que cada lector saque su propia conclusión, pero este post no es más que para analizar esa mayoría de edad.
Esta recomendación se basaba bajo unos criterios muy razonables, de los que el tiempo han dado o quitado la razón, sin ser exhaustivo y analizar muchos que no tienen quizás un debate concreto, me permito mencionar los mas controvertidos, siendo los siguientes:
a)      Los Estados son libres de determinar cuáles son las cuestiones o los casos cubiertos por la mediación familiar: si no existía un límite, no podíamos entender en estos años porque los inicios se basaban solo en crisis matrimoniales y/o sus consecuencias. Menos mal que la experiencia ha sido la que fue dando la razón a la ampliación de cubrir más casos y porque no… cualquier conflicto surgido de las relaciones familiares.
b)      En cuanto a la Organización dentro de cada país, de la mediación, en principio no debía ser obligatoria, asumiendo el dicho de “dos no llegan a un acuerdo si uno no quieren, bien sea por la vía del sector publico o del sector privado. Y la pregunta es ¿hemos avanzado en alguno de estos sectores?. Si hablamos del público muy muy lento, por no decir casi imperceptible. Hace falta un salto de calidad de nuestras administraciones, para que de verdad “den su brazo a torcer” y apuesten definitivamente por una “mediación profesional” en la que puedan sentarse en situación de igualdad, los ciudadanos y el poder público donde exista la discrecionalidad. Y en el ámbito privado, saber difundir cada uno de nosotros la mediación, saber que nadie apuesta por ella, si nosotros mismos no somos sus principales valedores ante la sociedad.
c)       Conforme al mediador, nada tengo que decir ya que si bien sería muy amplio el debate sobre su formación, que durante estos años nos llevó a hablar de horas, expertos, masteres. No quiero más que decir que la importancia no está en aprender esta profesión… sino en “aprehenderla”, hacerla nuestra, sentirnos mediadores
d)      Los Estados debian facilitar la aprobación de los acuerdos de mediación por la autoridad judicial u otra autoridad competente a la que las partes lo soliciten y facilitar los mecanismos de ejecución de estos acuerdos conforme a la legislación nacional. Un aspecto que debemos mejorar, sirva a modo de ejemplo ya que si bien la ley Nacional de 2012 asi lo reconoce, también es cierto que en muchos asuntos no se reconoce esa labor intachable que puede desarrollar un mediador en un proceso ya que se trata de conseguir que sean las propias partes las dueñas de sus decisiones y más en un ámbito privado donde deben y pueden tener un pleno derecho a su autodeterminación. La elevación a público no debe ser una inspección, sino más bien una consolidación del acuerdo. Asi se reconoce cuando la recomendación habla de “ reconocer la autonomía de la mediación y la posibilidad de que está haya tenido lugar antes, durante o después de un proceso judicial”.
e)      Por último, referirme a la promoción y acceso a la mediación. La recomendación habla de que “Los Estados deben promover el desarrollo de la mediación familiar, especialmente por la vía  de programas de información dispensados al público para permitir una mejor compresión de este modo de acuerdo amistoso de litigios familiares”. Esta promoción 18 años después, o no ha sido suficiente o no ha sido eficaz. Existe cada día más profesionales acreditados, cualificados… pero no hay mediaciones.
Una eficaz promoción hubiera llevado a revertir esas apreciaciones que he querido compartir; por eso se vuelve a insistir en “esforzarse en adoptar las medidas necesarias para permitir a las partes el acceso a la mediación familiar”

Y termino. Quizás como comencé; cada día estoy más enamorado de ella, y desde la Universidad Loyola Andalucía, donde nos establecimos “ella” y yo,  pero con el símil de derecho civil, si bien cumplió hace 2 años su mayoría de edad, me acuerdo de los momentos vividos de la cantidad de alumnos de lo que he aprendido más de lo que yo les he podido enseñar, pero sobre todo hoy, de que a pesar de su “mayoría de edad”, todavía no es independiente, todavía no tiene trabajo, todavía no puede independizarse, todavía sigue formándose. Ojala cuando vuelva a escribir a los 20 o 25 cumpleaños hablemos de una realidad eficaz, por la que en su día “nació”. Feliz cumpleaños amiga. (solo puedo decir...a los 20 años de "su edad" que seguiremos trabajando por y para ella)